« June 2018 »
S M T W T F S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
You are not logged in. Log in
Entries by Topic
All topics
Art and Toy
Art Toy Museum Gallery
Auction On Line
Bob Frassinetti
Bubby
Donate
Idolos en Carton
Malditas Difíciles
Maxinger Z Argentina
Muky
News
Soldados de Plomo  «
Toy Museum News
Trading Cards
Twitter
Blog Tools
Edit your Blog
Build a Blog
RSS Feed
View Profile
Hoy, ser dueno de un Museo es posible en Villa Devoto
Thursday, 20 January 2011
and now on Twitter!
Topic: Soldados de Plomo

Posted by frassinetti at 1:19 PM EST
Wednesday, 15 July 2009
Una Coleccion de Soldados de Plomo
Topic: Soldados de Plomo

 Enviado el: viernes, 02 de junio de 2006 11:57 a.m.
Para: Bob Frassinetti art & antique dealer
Asunto: sodiers

 

Una vez que se ha endurecido esta masa, el molde está terminado para la fundición y la aleación a base de plomo, estaño y antimonio. A grandes rasgos, estos materiales se pueden fundir con las debidas precauciones en un pequeña cocina de gas, como las que se usan en las acampadas. Aunque este proceso pueda parecer muy complicado, las tiendas especializas suelen vender todos estos materiales y completas guías para elaborarlos paso a paso. 

Una vez que el soldado ya está fabricado y, por supuesto, enfriado, la siguiente fase es la pintura, donde reside gran parte del éxito final. Se trata de un proceso que requiere de una enorme paciencia y que debe estar apoyado por la información encontrada en libros de historia: colores de los uniformes, armas, vestimenta. Una vez acabado este procedimiento, que puede durar meses, el paciente artesano ya dispone de una nueva pieza para su colección.

 

Para tener una coleccion de soldados de plomo es fundamental buscar primero el tema que nos apasione e interese, y luego encontrar aquellas figuras que más se identifiquen con la persona que va iniciar una coleccion. Todas las esculturas tienen en su interior el fuego y el secreto encanto de quien las confeccionó con el mayor amor.
" Los artistas Gabriel Roume , Roberto Lodoli y Jorge Eleazar , (
www.antiguamilitaria.com.ar) , son los más reconocidos en sus respectivas áreas . Sus especialidades estan en la Historia Argentina, Sudamericana y Universal.
El Señor Gabriel Roume definió su arte como " una recreación tridimensional de la Historia"
Su labor está precedida de una exhaustiva investigación. Un grupo de historiadores lo proveen de la información y la documentación necesaria para que el resultado final de su obra se traduzca, al margen de la belleza estética, en rigurosidad histórica.
La paciencia, la investigación y la perseverancia son los elementos esenciales de este hobby. El método para desarrollarlo, sería primero pensar el tema y luego buscar la bibliografía, para finalmente transferir la idea al artista.
Muchos profesionales, como Contadores, Abogados, Ingenieros, Médicos, Arquitectos, invierten su tiempo libre en la búsqueda de información para ampliar las colecciones en la cual recrean aquellos momentos de la historia que más los hasn fascinado. Como diría un importante coleccionista: "Ya que no pude estar en el Cruce de Los Andes, opté por tenerlo".
Bajo el nombre genérico de Soldados de Plomo podemos diferenciar por lo menos 3 grupos distintos:
LOS MODELOS ARTÍSTICOS, que son miniaturas con riguroso criterio histórico.
LOS TOYS SOLDIERS, o soldados de juguete, de menor calidad artística y normalmente de tamaño más pequeño.
LOS WARGAMES, o juegos de guerra, donde se recrean batallas de todas las épocas, como Normandía, Waterloo, Chacabuco, etc.
Ahora bien, los coleccionistas no solo se detienen en temas bélicos, si bien son los más buscados, pues los hay de la Leyenda Arturiana, Orquestas de Tango, de Clubes de Polo, de Pesebres y hasta eróticas.
El límite está dado solo por la IMAGINACIÓN.
 Los soldaditos de plomo comenzaron a entrar con fluidez a la Argentina en los principios del siglo veinte y actualmente representan la pasión de un grupo entusiasta que se nuclea en torno al Club del Soldado de Plomo, que existe desde 1973. Las miniaturas están directamente ligadas al mundo bélico, pero además existen figuras que representan desde el pesebre hasta temas eróticos. De todos modos las dedicadas a conflictos armados convocan a la mayoría de los coleccionistas y su auge está relacionado con las guerras. “El primer contacto con esta afición pasa por el placer que provoca poseer aquello que tanto se anheló y que tiene una profunda conexión con los años infantiles, en los que la felicidad era moneda corriente y los conflictos, la angustia y el dolor resultaban complementos ajenos, extraños y lejanos”, explica un coleccionista. La paciencia, la investigación y la perseverancia son elementos esenciales en este hobby.                              
Hay diferentes tipos de colecciones, están los “modelos”, que son miniaturas concebidas con riguroso criterio histórico; los “toy soldiers”, soldados de juguete; además hay quienes se reúnen para jugar a los “wargames” o juegos de guerra. Los precios de las figuras varían entre 5 y 40 dólares, depende si se trata de figuras nacionales o importadas, armadas o para armar y pintar, el tamaño, etcétera. Para formar una colección de soldados de plomo es fundamental conseguir las mejores piezas y consultar a especialistas e historiadores para tenga rigurosidad histórica y esté debidamente documentada.      
En el lobby del Hotel InterContinental se está realizando, hasta el mes de abril, una muestra de miniaturas militares. La entrada es libre y gratuita.En un tiempo donde los viejos soldaditos fueron reemplazos por superhéroes, transformers y otros productos del merchandising marketinero del cine y la televisión, viene bien darse una vuelta por aquellas miniaturas que representaban guerras históricas.  
Para los grandes que alguna vez jugaron y coleccionaron, y para chicos que no los vivieron, el hotel InterContinental de Buenos Aires (de la calle Moreno 809, Capital) presenta la nueva exposición "Miniaturas Militares", una muestra de valiosas piezas de las mejores marcas del mundo tanto en figuras de bulto de 54 milímetros, - Britains (inglesa), Historex (francesa), Roume, Donzino, Four Feathers (argentinas), Hiriart (uruguaya) -, como en figuras planas de 30 milímetros, - Mignot, Segom, Boverat (francesas), Ochel, Thiel, Neckel, SIMA (alemanas).

"Miniaturas Militares" exhibe un desfile de soldados "Mamelucos" delante de Napoleón y su estado mayor; granaderos argentinos a pie y a caballo fabricados por Britains
 para el mercado argentino en las décadas de 1930 a 1950; granaderos a caballo fabricados en pasta; unidades argentinas de las invasiones inglesas.

Además de los soldaditos, también se pueden ver también diversos cañones y vehículos; un grupo de alrededor de 200 figuras planas de estaño integrado por diversos conjuntos representando las guerras napoleónicas, como estados mayores franceses, ingleses y austríacos, regimientos de caballería de coraceros, mamelucos, dragones ingleses y húsares prusianos a la carga.
 

Para darse ir a ver la expo no hay que pagar un solo peso. Sólo hay que pegarse un viaje hasta el barrio de Monserrat e ingresar al lobby del hotel que se encuentra especialmente decorado para la ocasión.

Las colecciones privadas que componen la muestra corresponden a Eduardo Basseterre, Héctor Carratú, Julio Diez, Eduardo Falcón, Cristián Fernández, Lucio Picabea, todos socios del Club del Soldado de Plomo
 SOLDADOSColeccionar soldados de plomo va mucho más allá del mero hecho de reunir estas pequeñas figuras. Se trata de una excelente forma de conocer la historia y las costumbres de nuestros antepasados. Hace muchos años, los soldaditos de plomo eran el juguete por excelencia de los niños. Sin embargo, muy lejos quedan esos tiempos y, en la actualidad, la posesión de estas figuras ha pasado a las manos de los coleccionistas, anticuarios e, incluso, museos. A este tipo de coleccionismo se suele llegar a través de varios caminos. Uno puede ser el mero afán de coleccionar figuras originales, que pueden formar parte de la decoración del hogar. Otro es considerar a los soldados de plomo como un juguete e interesarse por la evolución que ha experimentado esta forma de entretenimiento con el paso del tiempo. La última y más habitual es la del interés militar e histórico, es decir, conocer cómo eran los militares de otras épocas y todo lo que giraba a su alrededor. Estos coleccionistas suelen poseer figuras de todas las etapas históricas y algunos de ellos llegan a ser auténticos expertos en historia universal, al rodearse de piezas de asirios, macedonios, cartagineses, romanos, griegos, egipcios, persas, caballeros medievales, árabes, samuráis, templarios, soldados modernos.  Un poco de historia
El origen de los soldados de plomo se remonta al siglo XVIII, cuando una empresa de juguetes alemana comenzó a fabricar unas piezas de estaño, a las que dotaban de todo tipo de detalles. Más tarde, en Francia se comenzó a utilizar el plomo para crear estas figuras de militares, debido a que era más barato. Para endurecerlos, se les aplicaba antimonio, un material que permitía dar al soldadito la postura adecuada. A finales del siglo XIX, comenzaron a fabricarse en Inglaterra los primeros soldados huecos, lo que supuso un gran ahorro.
 Los tres países fueron pioneros en esta nueva forma de coleccionismo, que en su origen, fue un codiciado juguete. Pero después le siguieron otros como España, Suecia, Austria y, en los últimos tiempos, Estados Unidos. En nuestro país, la fabricación de soldados de plomo aparece en Barcelona, en 1928, de la mano de un fundidor y un grabador italiano, afincados en esta ciudad. Después, esta afición se extendió al resto de España. Clases de coleccionismo
Básicamente, existen dos maneras bien diferentes de coleccionar soldados de plomo. La primera, es comprar las figuras en tiendas especializadas. La otra, consiste en construir uno mismo las propias figuras con moldes, para luego pintarlas.
 Lógicamente, la primera es mucho más sencilla y, por supuesto, más cara. Sin embargo, posee la satisfacción y la dificultad de encontrar soldados de distintas épocas que, en algunos casos, se cotizan mucho en el mercado especializado. Cuanto más antigua es una pieza, más difícil es conseguirla. Las tiendas de modelismo, anticuarios, regalos e, incluso, jugueterías son los mejores lugares para quienes prefieren esta especialidad de coleccionismo.  La segunda opción suele proporcionar un mayor placer personal a quien la practica. Además de un coleccionismo, se convierte en toda una afición que asegura muchas horas de distracción, ya que crear un soldado se convierte en una auténtica labor artesanal. Para elaborarlo, el primer paso es construir el molde, un concienzudo proceso que necesita mucha destreza y dedicación. Para ello, se emplea un cajón de contrachapado de madera, sin fondo ni tapa, que se llena con una capa de plastilina, que luego se complementa con vaselina, aguarrás y silicona, para dar la forma al soldado que se desea reproducir.  

Una Coleccion de Soldados de Plomo

Informacion del 2006 hoy aqui como referencia sobre Soldados de Plomo

 

 

The Buenos Aires Toy Museum, Argentina, Bob Frassinetti

Posted by frassinetti at 9:47 PM EDT
Updated: Wednesday, 15 July 2009 9:51 PM EDT

Newer | Latest | Older